SHARE:

Se encuentra usted aquí

Una mirada de halcón a la Península de Yucatán

A hawk’s view of the Yucatan Peninsula. image: Iván Gabaldón with aerial support from LightHawk

Post invitado de Iván Gabaldón de Into Birdland 

El sol comienza a elevarse sobre el horizonte pero no siento su calor mientras camino hacia la veterana Cessna que nos espera sobre el pavimento húmedo del aeropuerto de Mérida. Estoy a punto de embarcarme en mi primera misión de fotografía aérea para Pronatura Península de Yucatán, algo realmente emocionante, pero el clima lluvioso hace menos placentera la idea de volar en un avión de un solo motor. Nadie dice nada, pero intuyo que no soy el único miembro del equipo preguntándose si realmente hoy es el mejor día para volar.

A pesar de esas dudas silenciosas, le toma al Capitán Lawrence “Bud” Sittig apenas una  mirada al horizonte para predecir nuestro futuro inmediato. “Puedo ver una ventana allá”, dice sonriente tras detectar una ligera separación entre las nubes al norte.“Vamos a estar bien, pero primero tenemos que quitarle la puerta a este avión”.

El Capitán Bud es un piloto voluntario de Lighthawk, organización que dona horas de vuelo a ONGs dedicadas a la conservación. Pronatura Peninsula de Yucatán ha contado desde hace varios años con el beneficio de tan valiosa cooperación y hoy he sido privilegiado con la invitación a participar en dos vuelos. Nuestra misión será fotografiar las condiciones naturales en áreas de selva y signos de actividad humana vinculada a la agricultura y ganadería en el estado de Yucatán. También se nos ha encomendado fotografiar cualquier incendio forestal que avistemos y con algo de suerte, al alcanzar el mar, podremos documentar la presencia del tiburones ballena y tortugas marinas en su ruta migratoria a lo largo de la costa de Quintana Roo.

El capitán Lawrence “Bud” Sittig, piloto voluntario de Lighthawk, es un verdadero veterano de los cielos. Ha pilotado todo tipo de aeronaves, desde planeadores hasta aviones de combate y grandes jets de pasajeros. ¡No podríamos haber pedido un mejor piloto! (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk).

Soy fotógrafo y como tal preferiría un día más soleado, pero ese pensamiento pronto resulta irrelevante: estamos ya en vuelo y tengo el mejor puesto del avión, asegurado con un arnés junto al espacio abierto donde normalmente estaría la puerta derecha. Puedo mirar con mi cámara hacia afuera y directamente hacia abajo, donde un paisaje fascinante se revela ante mis ojos. Toda preocupación se desvanece rápidamente y en cuestión de minutos me doy cuenta de que me hecho inmediatamente adicto a la fotografía aérea.

Desde mi punto de vista privilegiado puedo ver cómo, según me ha explicado el Ornitólogo Paul Wood en alguna ocasión, los árboles en la Península de Yucatán florecen asíncronamente para evitar competir al mismo tiempo por la atención de sus polinizadores. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

La mano del hombre es evidente cuando el paisaje es cruzado por una línea recta, como esta carretera. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

La actividad humana talla figuras geométricas en la selva. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

Un sistema de riego automatizado dibuja un patrón característico que solo puede haber sido hecho por el hombre. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

Un ejemplo perfecto de interacción no destructiva entre el hombre y la naturaleza: estas colmenas cosechan miel orgánica sin producir impacto negativo sobre el medio ambiente, beneficiando a la economía local. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

Otra línea recta sobre el paisaje, esta vez dibujada por líneas eléctricas. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

Este componente acuífero es parte vital del sistema natural de “El Zapotal”, reserva privada de PPY. Documentar su estado era parte específica de nuestra misión. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

Hallazgo sorprendente: ¡una flor dibujada en el paisaje!. (Foto © Iván Gabaldón – Soporte aéreo provisto por Lighthawk para Pronatura Península de Yucatán).

A medida que el vuelo progresa y nuevamente al día siguiente durante la segunda salida realizo centenares de imágenes con un trío de lentes: 300mm, 50mm y un ojo-de-pez de 10,5mm. Tenemos la buena fortuna de hacer contacto visual con los anhelados tiburones ballena y con las tortugas marinas, además de enormes manta rayas de impresionante aspecto, así que podemos declarar formalmente el éxito de la misión.

Lea la próxima entrega de este blog invitado aquí.

Español